Crónica de la segunda prueba de los exámenes de habilitación de traductores e intérpretes jurados

Ya está. Ya pasó la segunda y temida prueba de los exámenes de habilitación para traductores e intérpretes jurados del Ministerio de Asuntos Exteriores, en adelante, «MAE». (Si os perdisteis cómo fue la primera fase del proceso, podéis leer un resumen aquí).

Prosigamos. La prueba de alemán, idioma para el que me presenté, tuvo lugar el 15 de junio en la Escuela Diplomática de Madrid. Esta vez sí, empezamos puntuales a las 10:00. Tampoco hubo el caos organizativo de la primera prueba y en seguida se nos llamó por idiomas a las aulas correspondientes. Es triste que tenga que resaltar que un examen de oposición pública empezó puntualmente y en orden, pero en fin, this is Spain y hablo con los precedentes de la primera fase.Sello

Esta prueba consta de tres ejercicios de traducción, divididas en dos tandas. En la primera parte del examen, los candidatos tienen que hacer dos traducciones, una directa y otra inversa, sin diccionario, escritas a mano y en un tiempo de 2 horas, que cada cual puede distribuir según le convenga. Conforme a las bases del propio MAE, estos textos son de temática general y de tipo periodístico o ensayístico. Dicho lo cual, aprovecho para comentar que «temática general» es un término tan, precisamente, general  que puede englobar absolutamente de TODO.

Finalizada la primera parte, hay una pausa de 30 minutos y se procede a la segunda parte, que consiste en una traducción de tipo jurídico o económico, con cuantos diccionarios desee el candidato (monolingües, bilingües, especializados, de sinónimos…) y en el plazo de 90 minutos. Las pruebas son eliminatorias y se corrigen en este orden: directa / inversa / jurídica. Es decir, si no apruebas la general directa, quedas suspendido y no se te corrigen los demás ejercicios.

¿Qué tal fueron los textos de este año? Por si alguien siente curiosidad, he podido localizar los textos en Internet. Vaya por delante que salvo en la traducción inversa, no se indicaba ni el autor, ni la fuente, ni la fecha de publicación del texto, así como tampoco el número de palabras. Esta información la he añadido personalmente:

– EJERCICIO DE TRADUCCIÓN DIRECTA ALEMÁN > ESPAÑOL

EJERCICIO DE TRADUCCIÓN INVERSA ESPAÑOL > ALEMÁN

EJERCICIO DE TRADUCCIÓN JURÍDICA ALEMÁN > ESPAÑOL

Hagamos un análisis general. La directa me pareció razonable dentro de los parámetros del examen. Poco más hay que añadir. Se trataba de un texto de opinión periodística, en la línea de otros exámenes anteriores. La inversa, sin embargo, -y en eso creo que estarán de acuerdo unos cuantos- era, en mi opinión, demasiado extensa y con un lenguaje barroco que, sinceramente, no me parece adecuado para un ejercicio de inversa sin diccionario y con el tiempo pisándote los talones. Después de hacer la inversa, la jurídica me pareció bastante más asequible, aunque era muy larga, sobre todo porque algunos de los términos más recurrentes, que en alemán se solventan con una palabreja, en español se multiplicaba por 4 o 5.

Lo que más curiosidad me despierta de las pruebas es cómo se corrigen los ejercicios. Este año y por primera vez en su historia, el MAE ha tenido la decencia de publicar un baremo orientativo de los criterios de corrección. Ahora bien, si os fijáis, aparte de ser un documento bastante general, no se indica sobre cuántos puntos se aplica el baremo. Es por ello que antes de empezar el examen, una candidata planteó justamente esta pregunta a los examinadores y la respuesta fue que  «En la mayoría de los casos puntuamos sobre 20». ¿No es esta una información fundamental que los examinadores deberían tener muy clara y que los candidatos tienen derecho a saber? Porque no es lo mismo que te quiten 4 puntos por un contrasentido sobre 10, con lo cual ya tienes el examen sentenciado, que sobre 20, donde todavía te queda alguna oportunidad. Otra muestra de la opacidad y falta de transparencia que envuelven estas pruebas.

Además, este tipo de ejercicios no se corresponden en absoluto con el día a día del traductor, y mucho menos, con el del traductor jurado. ¿Quién traduce a mano? ¿Quién traduce sin diccionarios y sin Internet? ¿Quién hace una inversa sobre un ensayo y le estampa el sello de traductor jurado? ¿No sería mucho más útil y cercano a la realidad plantear la traducción de un certificado de matrimonio o un expediente académico, por ejemplo?

Por otra parte, parece ser que al MAE le da totalmente igual que presentarse a estas pruebas suponga un coste más que elevado para muchos candidatos, sobre todo para los de fuera de la capital. A veces sospecho malignamente que el MAE en realidad quiere fomentar la ocupación hotelera de la capital con aspirantes a TIJ a quienes no deja más opción que desplazarse ¡hasta en 3 ocasiones si superas todas las fases! Y no solo el sector hotelero y de transportes se frotará las manos, ¡también las librerías! Porque yo misma por ejemplo me di cuenta de que no tenía ningún diccionario general alemán > español en formato papel, sino que los tengo instalados en el ordenador, por lo que me tuve que comprar uno específicamente para el examen de jurídica. Y como yo, seguramente muchos. Con la tecnología actualmente disponible, se podría replantear el formato del examen y permitir el uso de ordenadores, o juntar la fase 1 y 2 en un mismo día, porque el test de 50 preguntas de 90 minutos se podría haber hecho perfectamente antes de las traducciones y te ahorras un desplazamiento. Pero me temo que estamos a años luz.

Maleta con diccionarios
Maleta aparentemente inofensiva pero cargadita de diccionarios. Los guardas del control del AVE alucinarían cuando la pasaron por los rayos X.

Según las instrucciones del examen, está previsto que los resultados se publiquen en septiembre (me reservo la opinión sobre el tiempo necesario para corregir estas pruebas, sobre todo si tenemos en cuenta su carácter eliminatorio), pero las expectativas de aprobar son desde ya mismo, cero. ¿Pesimista? No. ¿Me fueron mal las pruebas? Podría haber sido peor. Me baso en el porcentaje de aprobados de años anteriores y si no, fijáos en esta entrada que he encontrado en un blog personal donde se analizan las listas de resultados de la convocatoria de 2009. De 79 candidatos de alemán, aprobó 1. ¡Ojo! No aprobó el examen en sí, sino la segunda fase, por lo que faltaba todavía la tercera prueba. 12 idiomas quedaron desiertos. De 350 candidatos de inglés, pasaron 4. Las cifras hablan por sí solas. Y obviamente, no tienes derecho a revisión para saber qué has podido hacer mal y qué justifica tu suspenso.

En resumen, estamos ante unas pruebas altamente opacas, cuando al tratarse de una oposición pública, debería ser, justamente, mucho más «público». Los criterios de corrección son vagos, los textos están totalmente desconectados de la práctica de la traducción y los candidatos no tienen derecho a revisión. Llamadme malpensada, pero a mí me da la sensación de que a alguien no le interesa que entren más traductores habilitados en el mercado. ¿De verdad creéis que de 79 personas, solo 1 fue capaz de hacer bien 3 traducciones, cuando muchos de los candidatos son traductores en activo y con experiencia, muchos de ellos con formación específica en el ámbito jurídico?

En cualquier caso, dado que ahora ya no existe la vía de la habilitación por convalidación de estudios, tarde o temprano tendrán que cambiar las cosas, porque la demanda esta ahí y en algún momento faltarán traductores/intérpretes jurados. Hasta entonces, me limitaré a pasar un estupendo verano sin pensar más en las pruebas y cuando se publiquen los resultados, coincidiendo con la «vuelta a cole». veremos qué conclusiones podemos sacar.

15 comentarios en “Crónica de la segunda prueba de los exámenes de habilitación de traductores e intérpretes jurados

    • ¡Hola, María!

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegra saber que no soy la única que opina lo mismo 😉 Quién sabe, puede que cambien los criterios en esta convocatoria y vaya mejor de lo esperado, aunque no lo creo. Ya veremos.

      ¡Un saludo!

      Me gusta

  1. ¡Hola!

    Me ha parecido muy interesante tu crónica sobre el examen del lunes y estoy prácticamente de acuerdo en todo lo que dices, así que voy a intentar no repetirme 😛

    Tuve la misma impresión con las tres pruebas, de hecho, creo que suspenderé seguro porque la inversa me salió muy floja. En mi caso, llevo un año sin pensar en alemán, es decir, que estoy acostumbrada a entender y traducir o interpretar en castellano, de manera que me resultó muy complicado hacer el ejercicio a la inversa y sin diccionario, me veía un poco “oxidada” por decirlo de alguna manera. De todos modos, a pesar de mi dificultad personal por eso, me pareció un texto complicado para tratarse de una inversa sin diccionario. Bueno, realmente no creo que fuera tan complicado, el tema es que era una inversa sin diccionario y, para empezar, no estoy de acuerdo con que se incluya esa prueba porque no tiene nada que ver con el futuro trabajo como traductor-intérprete jurado.

    En cuanto a la tercera, me pareció más que asequible de lo que tú dices. Dejando de lado que el tema era “feo”, una vez habías encontrado en el diccionario las palabras clave, se repetían todo el rato. Y las ideas también se repetían mucho. En sí el texto no lo vi difícil para tratarse de una jurídica, digamos que lo vi “con trampa”, que parecía más complicado de lo que en realidad era, cuando la única dificultad en mi opinión fue que era demasiado largo para el poco tiempo que había. Sobre todo lo que comentas de que muchas palabras en alemán eran 4-5 palabras en español jaja, ¡traducir una sola frase resultaba súper largo!

    Sobre todo lo demás… pues eso, totalmente de acuerdo. Es un gasto enorme como para que encima lo planteen así de mal, desplazarse 3 veces es mucho. La primera prueba podrían haberla juntado con la segunda y ahorrarnos un viaje en AVE. Lo mismo con el tema de los diccionarios. Yo tampoco tengo, pero tuve la suerte de que me los prestaron. Vamos, que estoy igual que tú y opino igual. Aunque sí que me parece bien que las pruebas se hagan a mano ya que, aunque ya nadie traduce así, realmente es una manera de determinar quién escribe correctamente y quién no. Y por supuestísimo que falta transparencia, no puede ser que no haya posibilidad de revisión o que el documento de baremación no incluya el número total de puntos.

    En cuanto a las estadísticas de 2009, he flipado, literalmente. Me parece increíble ver tales estadísticas, no tiene ningún sentido. No creo tampoco que haya mucha gente preparada para traducir un texto jurídico, ¡pero alguno más seguro que había! Personalmente, tenía la teoría/esperanza de que este examen fuese más fácil de lo que era antes del cambio de normativa. En primer lugar, porque ahora es la única vía (aparte de la homologación) para conseguir el título. En segundo lugar, porque es el primer examen que se convoca después de 6 años y el primero después del cambio de modelo de examen. Y, por último, también pensaba que sería más fácil aprobar porque la primera prueba me pareció excesivamente fácil (aunque esto te lo comentaré en el artículo del blog). Son meras especulaciones pero no están faltas de sentido, ¿no?

    En fin, a pasar un buen verano y en septiembre veremos los resultados.

    ¡Mucha suerte! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola, Ana!

      Muchas gracias por compartir tu opinión, muy interesante y se agradece leer las opiniones de otros compañeros que han pasado por lo mismo. Coincidimos en prácticamente todo. De las tres pruebas, la inversa fue la que más floja me salió a mí también, y la dificultad de la jurídica no fue el texto en sí, sino la extensión. Quizás no me organicé bien, pero acabé con poco margen. Lo justo para buscar los términos clave, hacer la traducción (sin nada de borrador) y releerla una vez, y a la segunda ya me quedé a medias porque se acabó el tiempo.

      Yo también soy de la opinión, como decía en el artículo, de que habría sido mucho más práctico condensar ambas fases en un solo día. Los examinadores podrían hacer criba igualmente porque si uno no pasa el test, pues no se le corrigen las traducciones y santas pascuas, pero tener que desplazarte para ese test… Ahora te responderé el otro comentario, creo que estamos más de acuerdo de lo que parece en eso también.

      Y sobre los resultados, yo creo que puede pasar absolutamente de todo. Puede ocurrir, como bien dices, que al tratarse de la primera convocatoria con un modelo de examen ligeramente nuevo y tras 6 años de sequía, sean un poco más laxos. Pero viendo las estadísticas de la última convocatoria, no me fío un pelo. Vamos, que yo ya doy por hecho que no voy a aprobar y si en septiembre suena la flauta, bienvenida sea, pero no nos vamos a amargar por ello. Como bien dices, toca disfrutar del verano y las vacaciones.

      ¡Mucha suerte a ti también!

      Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo con todo, también tome parte de la experiencia.

    Experiencia nada barata multiplicada por dos, pero bueno me voy a tomar la derrota con deportividad. Personalmente creo que me faltaba unos meses de entrenamiento bajo esas condiciones (traducir a cuerno), cambiar de hábitos y familiarizarme mucho más con textos jurídicos.

    Podría volver a prepararme esto y mucho mejor, pero Dios sabe cuándo será la próxima. Volveré a intentarlo, siempre y cuando me avisen con tiempo, fijen fechas y publiquen unos criterios junto con la convocatoria. No creo que sea tan difícil.

    Total, muy buen resumen. Saludos y suerte a todos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Toni:

      Muchas gracias por tu comentario, a lo largo del día he visto que somos unos cuantos ya los que consideramos que las pruebas son poco realistas. Aunque sí es cierto que la preparación y el recorrido que puedas tener como traductor te sirve, sobre todo a la hora de tener más agilidad y no dejarte bloquear.

      Yo personalmente creo que la próxima convocatoria no será dentro de mucho, sino que apostaría por el año que viene. En teoría, el MAE tiene que convocar estas pruebas todos los años, aunque solo para las lenguas para las que considere que hay déficit de TIJ, y el alemán es una de ellas en estos momentos.

      En cuanto a las fechas, ahí sí que no me arriesgo… Yo creo que seguirán en su línea de publicarlas 4 semanas antes y, hala, si te va bien pues bien y si no, mala suerte.

      En cualquier caso, ahora vamos a disfrutar del verano sin rompernos mucho la cabeza. ¡Ánimo!

      Me gusta

  3. ¡Buenos días!
    Yo también participé en la prueba de alemán el día 15. Me he puesto a buscar opiniones para ver si alguien más pensaba como yo, y veo que somos unos cuantos los que opinamos exactamente lo mismo: examen no realista en condiciones profesionales que no se darán nunca en la práctica y poco tiempo en el caso de la jurídica. Me ha sorprendido lo de la puntuación sobre 20, claro que cambia todo. Aunque, vistos los resultados de los años anteriores, ahora sí que me doy por vencida. A ver si es verdad que repiten el año que viene y… seguimos intentándolo.
    ¡Mucho ánimo y suerte a todos!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola, María!
      Muchas gracias por tu mensaje. Aunque no tengamos ningún poder de influencia sobre la estructura de las pruebas, ya se sabe que mal de muchos… Por lo menos se agradece saber que hay una opinión generalizada al respecto.

      En cuanto a la puntuación, no me lo tomaría muy en serio, más que nada porque fue una respuesta «no oficial» por parte de una de las examinadoras y la verdad es que no parecía muy convencida. Es decir, si es cierto, mejor para todos pero por si las moscas, yo seguiré pensando que es sobre 10 y así me curo en salud. Eso sí, me parece fatal que esta información no esté publicada en ninguna parte. Los candidatos deberíamos saber a qué nos enfrentamos.

      No tires la toalla, ¡nunca se sabe! A lo mejor este año son más benévolos, vete tú a saber. En cualquier caso, ánimo a ti también y mucha suerte 🙂

      Un saludo.

      Me gusta

  4. Pingback: Tercera y última prueba de los exámenes de habilitación de traductores e intérpretes jurados | Mute the mike

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s